"En la escala de lo cósmico sólo lo fantástico tiene posibilidades de ser verdadero." Theilhard De Chardin

4 de febrero de 2011

La canción del suicidio


Una melodía triste unida a la desesperación de uno de esos días grises puede tener un fatídico resultado. De pequeña recuerdo que el domingo era una día especialmente gris marengo, después de un intenso ajetreo a la hora de comer y una larga lista de visitas de la familia la casa quedaba vacía y ese sentimiento de soledad impregnaba la casa y dejaba una estampa deprimente. En un día a así una canción triste (aunque no la entendiera) me podía hacer llorar de verdadera pena, un llanto que ni yo misma entendía, no tenía heridas físicas ni rabietas, nada, aquel llanto era muy distinto a los demás, era la desesperación. Las canciones melancólicas hacían brotar las lágrimas soltando el nudo que se me generaba en la garganta segundos antes y nada podía detenerlas. 


Es curioso cómo la música puede hacer aflorar sentimientos escondidos. De entre todas las canciones tristes “Gloomy Sunday” tiene el honor de además de triste, ser la canción maldita por excelencia y la que, según cuenta la leyenda, más veces fue escuchada por última vez en oídos de atormentados suicidas.


Han surgido una gran cantidad de leyendas urbanas sobre la canción a lo largo de los años, la más conocida es aquella que afirma que la canción está vinculada a varios suicidios y que, por este motivo, diversas emisoras de radio han prohibido su emisión.

Gloomy Sunday (titulada originariamente como "Szomorú Vasárnap") es una canción escrita por el pianista y compositor autodidacta húngaro Rezso Seress en 1933 junto al poeta también húngaro Laszlo Javor. El primero se ocupó de la música y el segundo de la letra, consiguiendo entre ambos un tema gris y deprimente quizás inspirado en la inminente tragedia que se comenzaba a respirar en su patria.


Las malas lenguas cuentan que Laszlo Javor escribió la letra en recuerdo de su novia, que dejó escrito “triste domingo” en una nota como única despedida antes de pasar a mejor vida de forma voluntaria, pero este dato es algo dudoso, lo que sí es cierto es que en 1968, Rezso Seress, el compositor de la canción, se suicidó saltando de una ventana de su apartamento en Budapest.

La leyenda cuenta que escuchar esta canción fue el detonante de un buen número de suicidios en Hungría antes de que fuera prohibida por las autoridades, porque, según dicen, unas diecisiete personas se quitaron la vida tras escuchar la canción, hicieron referencias al tema en sus últimas notas, o fueron encontradas con la letra del tema entre sus manos.





No fueron estas malas referencias para que el tema viajara hasta Estados Unidos y se convirtiera en todo un éxito, algo un tanto sospechoso que quizás indique que el marketing esté detrás de esta leyenda urbana. La cuestión es que la canción, que en Estados Unidos se tituló “Gloomy Sunday”, llegó acompañada de esta leyenda negra que en algunos casos engordó hasta con cien suicidas a sus espaldas y no tardó en ser conocida como “La canción húngara del suicidio”.

Desde que la canción aterrizó en tierras americanas se ha versionado en más de 80 ocasiones. La versión de Billie Holliday, acompañada de una buena campaña publicitaria, fue la que más éxitos cosechó e incluso ayudó a mantener el mito porque supuestamente, continuaba con el poder de hipnotizar a los amantes afligidos que tras escucharla no dudaban en lanzarse por la ventana más cercana.





En 1997 Billy Mackenzie, vocalista de la banda escocesa The Associates se suicidó cerca de la casa de su padre en Dundee. Curiosamente la banda había reinterpretado la versión de Holiday en 1982.

La canción ha sido versionada por Heather Nova, Beth Gibbons, Elvis Costello, Björk, Sarah Brightman, Sinéad O'Connor, Diamanda Galás, Lydia Lunch, Paul Whiteman, Emilie Autumn, Christian Death,Mimi Maura entre otros.

El argumento de la película española La caja kovak (2007) de Daniel Monzón gira entorno a esta canción. Un escritor está atrapado en Palma de Mallorca con un grupo de personas a las que las han instalado un microchip que les obliga a suicidarse cuando escuchan la canción Gloomy Sunday.

Aquí os dejo la letra traducida de la versión de Billie Holiday y los links a la canción original y a algunas de las versiones:




 
Domingo Triste



El domingo es triste, mis horas son de insomnio

Amado, las sombras con las que vivo son infinitas

Pequeñas flores blancas nunca te despertarán

Allá donde el coche fúnebre de la tristeza te ha llevado

Los ángeles no tienen intención de resucitarte

¿Se enfadarían si pienso en reunirme contigo?



Domingo triste



Triste es el domingo, entre las sombras lo paso entero

Mi corazón y yo hemos decidido que se acabe todo

Pronto habrá velas y oraciones tristes lo sé

Déjalos, que no haya lágrimas, déjalos que sepan que estoy contenta de ir

La muerte no es para soñar, en la muerte yo te acaricio

Con el último suspiro de mi alma te bendeciré



Domingo triste



Soñando, sólo estaba soñando

Despierto y te encuentro dormido en lo profundo de mi corazón, aquí

Querido, espero que mi sueño nunca te atormente

Mi corazón te está diciendo cuanto te quise



Domingo triste








Versión original de Rezso Seress
Versión de Björk




Fuentes:

es.wikipedia.org

tejiendoelmundo.wordpress.com



Tal vez te interese: 
La leyenda de Verónica

2 comentarios: