"En la escala de lo cósmico sólo lo fantástico tiene posibilidades de ser verdadero." Theilhard De Chardin

23 de junio de 2011

El Preventorio de Aguas de Busot


 Todos conocemos un hospital abandonado de donde, inevitablemente, se cuentan historias fantasmagóricas y paranormales de todo tipo.
A mí siempre me habían hablado de un antiguo hospital de tuberculosos en Aguas de Busot (Alicante). Comenzaban contándote la extraña experiencia que tuvo el primo del amigo de fulano cuando visitó el edificio y terminan diciendo que era un lugar donde la enfermedad, el sufrimiento y la muerte rondaban por sus pasillos, y un buen día, de repente, todo el mundo desapareció sin explicación alguna, lo típico.


Me interesé mucho por el tema y empecé a preguntarle a todo el mundo si conocía la historia. La sorpresa me la llevé cuando resultó que tenía el mejor testimonio en mi propia casa.
Lo que se cuenta del edificio en la etapa de hospital  es muy distinta a la realidad del lugar, a diferencia de los sanatorios que eran lugares destinado a la asistencia y curación de enfermos y convalecientes, el de Aguas de Busot no era más que un preventorio, destinados a la prevención (como su nombre indica) del desarrollo y propagación de enfermedades, como la tuberculosis infantil. Se buscaban ubicaciones en el campo, aislados, y en alto, para la respiración del aire puro, o incluso aprovechando la existencia de aguas termales. 



Raramente había casos más graves en los que el paciente no podía salvarse, al menos los que estaban allí ingresados no se enteraban si sus compañeros eran dados de alta o habían tenido un trágico final, a diferencia del Hospital del Tórax de Terrassa, donde no sólo los niños morían por la enfermedad que padecían, a veces la desesperación los llevaba a lanzarse por las ventanas del último piso. Un motivo clave para los suicidios en el Hospital del Tórax era que las familias no visitaban a sus enfermos por miedo al contagio. En el preventorio, se de primera mano y con pruebas graficas que a los niños les permitían las visitas e incluso salir con sus familiares por las pinadas de alrededor. Claro que dependía del estado de mejora de los niños.


Y en cuanto al cierre del preventorio, simplemente la tuberculosis desapareció, nada de sucesos macabros ni extraños, algo tan bueno y esperanzador como la erradicación de una enfermedad tan devastadora como la tuberculosis.

A diferencia de los jóvenes que se acercan allí en busca de algún susto que otro, yo fui hace unos años con mi familia, dispuesta a saber un poco más de la historia de aquel lugar y con ganas de fotografiar todo lo que quedara en pie. Fuimos a pleno día, pero los nubarrones negros y la imponente imagen del edificio dejándose ver entre las montañas… mentiría si no dijera que el paisaje era escalofriante. 

Aunque estaba muy deteriorado y amenazaba con derrumbarse en cualquier momento, pudimos entrar y ver (algunos rememorar) las ruinas de lo que un día fue un lugar de descanso y recuperación. El aire puro y fresco junto a la tranquilidad del paisaje no inspiraba sufrimiento ni dolor, más bien lo contrario, al menos en la actualidad.




Historia del Preventorio
El documento más antiguo conocido es un privilegio firmado el 30 de noviembre de 1596, dando la propiedad de las aguas a la ciudad de Alicante, que la ostentaría hasta 1816. El edificio principal, que actualmente se conserva, fue construido en 1838 por el ingeniero y arquitecto Pedro García Faria, mientras el Conde de Casas Rojas embellecía los terrenos adyacentes con pequeñas casas para aquellos que no quisieran estar cerca del bullicio. 


En 1844, el Conde de Casas Rojas Don José levantó dos edificios, uno para los clientes menos acomodados y otro (el Hotel Miramar) para los clientes más pudientes.
El Hotel Miramar cerró hacia 1920 y en 1936, el fue adquirido por el Estado y se convirtió en un Preventorio Nacional Infantil destinado al tratamiento de niños con tuberculosis. Cerró sus puertas en la primavera de 1967, cuando se erradicó la enfermedad de la tuberculosis, se abandonó el edificio. El edificio fue adquirido en 2006 por Valentín Botella con el fin de ser restaurado y construir un nuevo Balneario.  En 2010 estaba previsto que el proyecto estuviera terminado y abierto al público. 

El Balneario incluirá un Hotel de 5*, piscinas, termas, masajes, sauna, salas de relax, gimnasio, zona deportiva, sala de convenciones y restaurante. El complejo contará con 120 habitaciones y otros tantos alojamientos de uno, dos y tres dormitorios. Los jardines que rodearán el complejo contarán con plantas medicinales, árboles frutales y senderos peatonales.

Leyendas
Presuntos fantasmas que aparecen reflejados en espejos, damas blancas, rostros que miran desde la nada, sombras en los pasillos y voces insólitas, entre otros fenómenos inexplicables, han sido asociados a este inmueble.
Cuenta la leyenda que una Dama blanca se aparecía a algunas personas reflejada en el espejo al que se llegaba al subir las escaleras que conducían a la primera planta. algunos decían que la Dama blanca reía y lloraba al mismo tiempo y otros que si la dama reía significaba que todo iba bien mientras que si su mueca era de sollozo significaba que algo malo iba a suceder.
Algunos identifican a esta dama blanca con la primera esposa que había tenido el conde de Casas rojas, antiguo propietario del balneario.

Muertes
Oficialmente, no consta que muriera ningún niño en el preventorio.
Sin embargo, si que hay constancia de tres muertes, todas ellas adultos y empleados del preventorio: una enfermera que murió incinerada en un incendio que se produjo en una habitación del personal por culpa de un brasero colocado en una mesa camilla; una muerte por enfermedad y otra por insolación.


Testimonios
Arriba explico a malas penas como era la vida allí, pero mi fuente no recordaba muchas cosas, he tenido la gran suerte de que un antiguo interno del hospital se pusiera en contacto conmigo y que me contara cosas muy interesantes.
Después de este relato entendí que aquel era un lugar mucho más escalofriante de lo que parece hoy en día, y no me refiero en absoluto a los supuestos sucesos paranormales que allí se dan:

"Pasillos largos, sombríos e inciertos (no se sabía donde acababan, ya que muchos accesos estaban prohibidos a los niños). La percepción era la de un laberinto tétrico en el que uno no se debía aventurar. Siempre se caminaba en fila. Sólo era de chicos.
Las ventanas de los dormitorios permanecían abiertas, incluso por la noche. El frío obligaba a usar antiguas camisetas de felpa. Era frecuente tener sabañones debido a las bajas temperaturas. Para ir al lavabo, había que solicitar previamente papel higiénico a otro niño que tenía la responsabilidad de administrarlo con mesura y luego dar cuenta de ello.
Casi nadie iba a los lavabos en horas nocturnas debido al miedo de andar solos por corredores y pasillos. Los comedores estaban en la planta baja y la luz natural era escasa por lo que se complementaba con luz eléctrica.
A los niños que se orinaban en la cama por miedo a salir de sus cuartos de noche, se les exponía en el aula, después del desayuno al día siguiente, envueltos en sus correspondientes sábanas mojadas. Después, a la hora de comer, se les ponía juntos y apartados en una misma mesa (el olor a orín era tremendo).
El dinero de los niños se administraba por un empleado y existían normas muy estrictas para ello (ningún niño podía pedir dinero propio más allá de lo establecido). Normalmente era para comprar materiales de trabajos manuales y correspondencia (sobres, sellos, hilos, cartones, celofán, pegamento, etc). 
Las visitas de familiares eran muy escasas.
Las monjas eran muy estrictas, sobre todo una, Sor Tránsito, ella era la que más humillaba a los niños, sin importarle la edad de los mismos.
No creo que muriesen muchos niños, ya que aquel sitio era un preventorio y no un centro para enfermos graves o terminales.
Había una vigilancia sostenida sobre la evolución del estado de salud de los niños. El programa médico se cumplía a rajatabla. No se hacía ejercicio físico.
Según el nivel de salud de los pequeños pacientes, se les conocía como "pocho", "pocho-relativo", "relativo", "relativo-alta" y "alta". Al llegar a este nivel, los niños volvían a sus casas."

He de apuntar que este relato cuenta la realidad del lugar en el año 54, otro testimonio de principios de los 60 varía algo, pero no demasiado:

Las monjas eran igual de estrictas, de hecho me contaban que pegaban puñetazos en la espalda a los niños enfermos.
Si te portabas mal te encerraban en una habitación con paredes blancas y te obligaban a mirar una fotografía de la virgen fijamente para que luego se apareciera “milagrosamente” en las paredes.
 En este año había niños y niñas pero no convivían, sólo se encontraban para comer. La comida era excelente.
Dormían 6 niños por habitación y se entretenían mirando el mar y viendo pasar los barcos.
Las visitas eran bastante frecuentes, eso sí, para los niños menos enfermos.

Las diferencias en casi una década son algo esperanzadoras, también hay que tener en cuenta que son dos relatos diferentes, de dos personas con diferentes vidas, edades y percepciones de la realidad. Si en algo coinciden los dos es en la sensación de soledad que allí se sentía, las monjas no sentían ningún apego por los niños, más bien todo lo contrario.

Joaquín, te agradezco de nuevo toda la información que me proporcionaste. Y a los demás os animo a que me contéis más testimonios o cualquier información que tengáis para poder seguir tejiendo la historia de este edificio.


Me gustaría que las personas que estuvieron en el preventorio (como pacientes), dejaran alguna vía de contacto en sus comentarios. Más que nada para facilitar que os podáis poner en contacto unos con otros, ya que mucha gente ha acudido a mí a pregúntame como puede hacerlo y yo sin ningún email y sin apenas un nombre en el comentario, como comprenderéis me resulta imposible. Mucha gente entra en el blog, deja su comentario y no vuelve a aparecer. Por eso pido por favor que al menos dejéis un email y así podéis manteneos en contacto los que vivisteis allí, creo que tenéis muchas experiencias por compartir. Gracias.

Fuentes:
enigmasylugaresmisteriosos.blogspot.com
labitacoradelmiedo.wordpress.com

Tal vez te interese:
El hospital del Tórax de Terrassa

73 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Yo estuve en el año 1958 junto con mi hermano de 7 años. Las palizas y humillaciones,eran constantes sobre todo de doña Tránsito. Nos hacían rezar todos los días el Rosario en latín. Doña Tránsito nos pegaba a diario.Mi padre tubo que ir a por nosotros, por miedo a que pasara algo malo. Yo junto a otro chico llamado Roberto Jaramillo planeaba os escaparnos andando hasta el Campe lo. Latrás las leían todas.la peor sin duda fue doña Tránsito que llegó a acusar nos de la muerte del papa Pio llegar.

      Eliminar
  2. me gustaría saber si hay algún listado de niños ingresados allí, no se ni como ni donde informarme, pero quiero saber si estuvo allí un niño de unos 9 años de edad, mas o menos. Tengo el nombre y primer apellido incompleto. Si me puede ayudar en algo, se lo agradecería. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mandame un correo a wymering@yahoo.es y hablamos por allí. No se si podré ayudarte, no tengo mucha información pero te puedo aclarar algunas dudas.
      Saludos

      Eliminar
  3. Los niños y niñas que fueron internados en esos sanatorios eran maltratados física y psicológicamente con prácticas que lo acercan más a un campo de concentración que a un sitio de "descanso". Les ponían inyecciones sin estar enfermos, es decir, los usaban como experimentos. Los exponían a humillaciones continuas y a abusos INHUMANOS. Pero, como todo esto sucedió bajo la dictadura, todos los documentos y todos los archivos de las personas que trabajaron alli y cometieron estas atrocidades, fueron eliminados. No sé cómo a día de hoy puede haber gente que eche de menos a Franco y que tenga el valor de reconocerlo. No le veo diferencia con el Hitler al que nadie respeta por el holocausto. Aquí Franco humilló a familias que lo único que querían era LO MEJOR para sus hijos y fueron engañados brutalmente. ME DA VERGUENZA SER ESPAÑOLA. ESTO ES UN PAIS DE CIEGOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vd. estuvo allí? "Esos sanatorios" ¿a qué se refiere? ¿Por qué generaliza? Tengo conocidos que trabajaron en el de Aigües y consideran su comentario falso y ofensivo. En esta preventorio no se hicieron experimentos, no se abusó. ¿Conoce el sistema educativo de la época? Visto desde ahora no se puede juzgar. La disciplina estricta se consideraba lo mejor para los alumnos (aun hay quien a día de hoy lo piensa).
      Los niños eran pequeños, venían de sus casas físicamente débiles a un lugar desconocido ¿Cómo podían vivirlo? Pues mal. Había personas sensibles que conectaban con los niños, aunque otras llevasen la disciplina con rigor.

      Por otro lado comentar que no ha habido ningún ocultismo con archivos y documentos. Hasta los 80 más o menos, el preventorio contaba con un vigilante. Después fue abandonado con todos los enseres y documentos dentro. Cualquiera que pasease por allí podía acceder al edificio y "tomar" los documentos, muebles y enseres varios. Muchas casas están amuebladas con las grandes cómodas, mesillas y hasta bañeras del balneario y posterior preventorio, y a los documentos relativos a enfermos y trabajadores hemos tenido acceso todos los que conocemos la zona

      Eliminar
    2. HOLA:
      Yo estuve ingresado durante año y poco y en ningún momento me maltrataron ni hicieron experimentos conmigo, todo lo contrario. Eran supercariñosas y atentas, como niños que eramos, también hacíamos travesuras y nos castigaban.
      Recuerdo que incluso dabamos clase para no perder el curso. Sali curado que para mi era lo importante, lo que mas siento no haber podido hablar con nadie que estuvo conmigo.. Por lo que ruego mediten antes de hacer comentarios y siempre con lo experiencia de haber estado allí.
      Un saludo

      Eliminar
    3. No sé de dónde has sacado eso de que a los niños los maltrataban continuamente y que hacían experimentos con ellos. Yo estuve allí más o menos un año (1.963-1964) y no vi nada de eso. Todos los meses nos hacían análisis de sangre y a diario tomabamos medicinas para curarnos de nuestra enfermedad, lo cual todos logramos. Lo de que las monjas eran muy (demasiado) estrictas es verdad, y que te daban algún capón si hacías algo mal también, pero de ahí a afirmar que el preventorio era algo así como un campo de concentración, va un abismo.

      Eliminar
    4. Yo estuve en el 57 y era un campo de concentración infantil a no ser que hubieran dos tipos de pacientes lo que yo viví y lo que vi era espeluznante y tenia yo 4 años no tenían piedad sobre todo las monjas quisiera tirarme a la cara a el que diga que aquello era maravilloso.

      Eliminar
  4. Mi padre estuvo alli durante la guerra se llama Emilio Garcia, aún vive y recuerda muchas cosas, se curó y no recuerda recibir malos tratos, recuerda a sor Mari que era joven y muy cariñosa, y los paseos por el monte a un banco grande que llamaban banco de España , y desde donde se ve el mar, fuimos toda la familia hace 20 años y fué emocionante, es una pena que esté destrozado, recuerdo un canal de agua caliente,era precioso.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios. Está claro que habrá gente que tenga un bonito recuerdo y gente que no, yo no pongo en duda ninguno de los dos casos, como digo en mi entrada son distintas épocas y distintas cuidadoras. Algunos niños llegaban de familias felices y, evidentemente, allí lo pasaban mal, por falta de cariño o por lo que fuera, otros estaban más acostumbrados a esos tratos y no los consideran malos, si no más de lo mismo. Cada persona es distinta y siente de diferente forma, por lo tanto sigo animando a que me conteis vuestras experiencias, sean buenas o malas no deben ser silenciadas.

    ResponderEliminar
  6. A ver bonito recuerdo no, pero teniendo en cuenta de que era un niño de que en Madrid habia guerra y que logicamente los niños lo estaban pasando mal, aparte de que comian mal y demás los niños alli estaban tranquilos y si estaban malitos los cuidaban , lo cual no quita a que hubiera una disciplina , habria monjas cariñosas y otras que no lo eran , lo triste era estar lejos de sus padres y hermanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace mucho tiempo de este comentario, pero si por casualidad me lees, por favor, ponte en contacto conmigo a través del formulario que está más abajo. Es importante. Gracias.

      Eliminar
  7. He leido casi todo y hay muy poco acertado,de lo ms acertado es el de Antonio del 18 del 012,Para ir aclarando un poco las cosas dire que fuy empleado alli,exactamente de carpintero,pase anyo y medio que recuerdo como la epoca mas bonita de mi vida,habia una camaraderia que para si la quisieran ahora todos,eramos una gran familia con una gran armonia.
    Los ninyos estaban muy bien cuidados,alguien comenta de una monja bastante cruel,yo no conoci a ninguna de esas,al contrario si me acuerdo de sor MariaAuxiliadora que era un encanto para con los ninyos,por cierto si que murio un ninyo estando yo alli al cual me negue a hacerle la caja por que le coji mucho carinyo.
    Quizas otros hablan de otras epocas ,pero en la mia aquello era poco menos que un paraiso,y eran encantadores los paseos por el monte y sentarse en el ``banco de Espanya``para ver Alicante y el mar que se veia a lo lejos,una pena que se avandonase,espero que alguna vez se rehabilite. Por cierto...el que quiera ver fantasmas que se mire en el espejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo! podrías decirme en qué fecha estuviste allí? Es que según la fecha de la que hablemos se cuenta una cosa u otra. No voy a decir que nadie miente pero igual que no lo hago yo no consiento que se diga que lo que cuentan los demás o yo misma es mentira o 'poco acertado'. Cada uno tiene su versión y su historia y aquí hay sitio para contarlas todas sin tener que desmentirse unos a otros. Gracias.

      Eliminar
  8. Mi padre estuvo alli durante la guerra, tenia unos 9 años. Me conto muy pocas cosas porque yo era una niña cuando fallecio en1977 pero si conservaba una foto con una monja de la que hablaba con cariño y me contaba que alli le enseñaron a leer y escribir y despertaron en 'el el interes por aprender asi que cuando volvio a su pueblo, Porcuna (Jaen) empezo a escribir una novela de aventuras que aun coservo. Se que tuvo que ser muy duro pues creo que mis abuelos no pudieron ir a verlo nunca alli y tuvo que añorarlos mucho pero el se quedo con lo positivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el cariño y el respeto con el que cuentas la historia de tu padre en este lugar. Muchas gracias por tu comentario, un comentario que debería servir de ejemplo. Un saludo!

      Eliminar
    2. Mi madre trabajo 5 años en el preventorio, lo que me cuenta de aquella época no son historias de maltrato ni experimentos.
      Cuenta que todos los días mataban un cerdo para alimentar a los niños y al personal, había un empleado se encargaba de traer pescado fresco. Si que cuenta que las monjas eran muy estrictas pero la educación de aquellos tiempos no tiene nada que ver con la de ahora.No es comparable. No me ha contado que pegaran a los niños se lo preguntaré. Lo que sí que comenta es que trabajó muy a gusto, y si hubiese visto alguna crueldad, ya os digo, que lo hubiese dicho y no es el caso. Gracias

      Eliminar
  9. Me gustaria saber el nombre del señor de Porcuna (Jaén) ya que mi padre estuvo alli por esa epoca y le haria mucha ilusión saberlo, aunque es mayor recuerda aquello como si fuera hoy. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace mucho tiempo de este comentario, pero si por casualidad me lees, por favor, ponte en contacto conmigo a través del formulario que está más abajo. Es importante. Gracias.

      Eliminar
  10. Estuve ingresado en ese Preventorio durante un año, entre 1945 y 1946, actualmente tengo 73 años, y mis recuerdos alcanzan a los trabajos manuales que realizaba con papel de barba para lo que empleaba el dinero, poco que me podían enviar de casa. No tengo recuerdos especialmente tristes o penosos, si recuerdo que me castigaron en una ocasión a cenar en una mesa de niñas lo que me supuso cierta vergüenza, como anécdota diré que las comidas eran escasas y la cena consistía casi todos los días de acelgas hervidas como primer plato, por lo que los mayores traducían P.N.A (Preventorio Nacional Antituberculoso) por Para Nosotros Acelgas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA:
      YO ESTUVE INGRESADO UN AÑO EN EL 53 Y A PARTE DE LOS CASTIGOS A PONER LAS MANOS DEBAJO DE LOS MUSLOS HASTAQUE SE PUSIERAN ROJAS NO RECUERDO UN MAL TRATO, ESO SI HICE UNA VEZ MIS NECESIDADES EN LA CAMA Y ME EXPUSIRON EN LA ESCALERA CUANDO PASABAN TODOS LOS DEMAS NIÑOS. SOY JOSE MANUEL MOSQUERA. UN SALUDO

      Eliminar
  11. Hola a todos, estoy investigando sobre éste lugar dado que mi tío fallecío allí el el 58 con seis añitos...la documentación ha caido en mis manos y quisiera conocer mas testimonios de niños que hubieren estado allí entre Junio y Septiembre de 1958. Gracias a todos...os dejo mi email y número davidbargonlux@gmail.com
    627539802

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, he encontrado esta pagina por casualidad, y puedo decirte que yo estuve alli cuando tenia ocho años.
      Todavia conservo fotos mias en el preventorio. Aunque estuve 1 o 2 años antes de la fecha que indicas. Te pondre un mail para darte mis datos y charlar de lo que quieras. Un saludo.

      Eliminar
  12. Soy descendiente del Conde de Casa Rojas y estoy interesada en la historia del lugar de Aguas de Busot.

    ResponderEliminar
  13. Soy descendiente del Conde de Casa Rojas y estoy interesada en la historia del lugar de Aguas.

    ResponderEliminar
  14. He leído todos los comentarios y llegue a conocer a una Señora, concretamente vecina de mi madre que ya ha fallecido, que estuvo ingresada de niña en el Preventorio de Aguas de Busot, por tuberculosis, por lo que nos contaba, el trato siempre fue bueno, sin ninguna queja por parte ni de médicos, ni de enfermeras (las monjas) .
    También tengo que conocimiento que era bastante caro y que no todos podían ingresar en el Sanatorio, esta familia se desplazo desde Santander a vivir en Alicante, únicamente para la sanación de su hija.

    ResponderEliminar
  15. Puede ser cierto que hubiera gente que pagaba para curarse allí, por lo que el trato debía de ser "especial". Yo sé de primera mano, que a mi padre lo llevaron allí, sin pagar y sin preguntar. Como a él, llevaron autobuses enteros de niños que podían padecer tuberculosis, porque tenían un principio de la enfermedad o, simplemente porque estaban en contacto con otros que sí la padecian.
    Como ya se ha hablado, hay niños que lo pasaron mal y otros que no. Cada uno lo vivió a su manera y, lo importante es que, más o menos enfermos, salían de allí sanos.
    Gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  16. Buenas tardes, tal y como comenté el pasado 1 de Septiembre del 2014 me puse a investigar leyendo las cartas que mi tío escribía a mis abuelos, así como el certificado de defunción y el propio testimonio de mi abuelo que gracias a Dios todavía sigue vivo...todo indica a que había algunas monjas que fueron muy duras con mi pobre tío (que no olvidemos que tenía solo 6 años) el que por miedo se aguantaba tantísimo la orina (sobre todo por las noches) que se hinchó hasta llegar a fallecer el 01 de Septiembre de 1958 a las 12:20h a causa de un ataque eclamptico provocado por una nefritis aguda...al menos eso viene escrito en el informe del medico de Aguas de Busot que certificó su muerte. Ya poco se puede hacer...Pero quería hacerle un homenaje a un pobre niño sin maldad que sufrió la dureza de algunas monjas insensibles. Gracias a todos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David.
      La sobrecogedora historia de tu pequeño tío espero que sea una excepción, pero algo me dice que no es así. Seguramente hay más historias tan escalofriantes como la de tu tío pero el tiempo y la desidia las ha enterrado para siempre. Espero que no sea así y poco a poco vayan saliendo a la luz.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Ojalá salga a la luz lo que en su día se trató de ocultar...solo por hacer justicia y recordar a las victimas merece la pena.
      Muchas gracias y un saludo

      Eliminar
  17. Yo estuve allí, pero mi memoria siempre ha sido bastante mala y mis recuerdos del sitio son bastante escasos.
    Se que tenia entre siete y ocho años, así que debí estar entre los años 1962-63. Se que ingresé el dia 14 de junio y me dieron en alta el dia 1 de junio del año siguiente.
    Yo no recuerdo haber recibido malos tratos. Pero si recuerdo tener mucho miedo de una mujer, de la que he leido que era monja, pero yo no la recuerdo como tal y creo que no la llamabamos Sor Tránsito sino Doña Tránsito. También habia alguna monja de la que no recuerdo el nombre a la que le gustaba dar unos tortazos enormes, hasta el punto que en una ocasión que ibamos a recibir una visita de alguien importante escondieron a un niño porque tenia su mano marcada en la cara.
    Desde luego si recuerdo que teniamos escuela y que no perdí el curso.
    Tambien recuerdo que mi familia no pudo venir a verme ni una sola vez, pero no porque no les dejaran, sino porque no tenian dinero, ya que la mitad de lo que ganaba mi padre lo tenía que pagar (si, yo era de los que pagaban).
    Por cierto, mi enfermedad no era tuberculosis, era una afección en los bronquios de la cual cuando me dieron el alta estaba curado.
    Lo que si es verdad es que el aspecto que teníamos era verdaderamente orrible. Llevabamos el pelo cortado al cero y con un babi que mejor no decir lo que pareciamos. Yo tenía varias fotografías, pero en una ocasión viendolas con mi madre decidimos ropmperlas.
    Recuerdo que despues de comer nos llevaban a una especie de patio donde había arboles, había un banco de piedra creo pegado a la pared desde donde se veía el mar y creo que estabamos unas dos horas de reposo.
    Como he dicho al principio no recuerdo malos tratos.
    Lo peor fué no ver a mi familia durante un año. Pero mis padres consiguieron lo que querían. Me curaron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo como tu lo único malo q recuerdo es a doña transito

      Eliminar
  18. Busco familiares de personas que estuvieron ingresadas en este preventorio durante la Guerra Civil Española (1936-1939). Podéis contactar conmigo a través del formulario al final de esta misma página, sólo lo puedo ver yo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días,

      Hace poco, en una reunión familiar, conocimos la historia de un tío nuestro que, estaba enfermo de tuberculosis en la guerra civil.
      El estaba ingresado en Madrid al comenzar la guerra mientras mi familia era de Burgos por lo que quedaron separados.
      Luego supieron que le trasladaban a Alicante y por medio de la Cruz roja supieron que había muerto en el período de guerra. La carta venía de El Campello.
      Investigando un poco hemos conocido la historia del preventorio de Aiguës y de este blog por lo que suponemos que pudo estar allí ingresado.
      No tenemos mucha más información a parte, evidentemente, del nombre, Ezequiel Gómez Guijarro.
      Nos haría mucha ilusión saber dónde está enterrado y poder llevar a mi familia a visitar su tumba.
      Un saludo

      Eliminar
  19. Soy una persona de 66 años, que pase por el preventorio, entre los años 56 y 58 y no recuerdo muchas cosas, pero si ha Doña Transito,recuerdo cuando me llevaron mis padres,
    lo primero fue cortame el pelo al cero y ponerme el babi,estuve varios dias llorando
    recuerdo ese espacio con las camas en fila, los pequeños comiamos en un sitio llamado
    creo que la "GOTA" tambien recuerdo la piscina y como una especie de campo de futbol.
    Una pena que mis padres ya fallecidos, no me contaran mas cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, no sé porque me he interesado hoy por dicho preventorio. Yo soy una persona de 63 años y también estuve entre 57 y 59 allí, y aunque también no tengo muchos recuerdos tengo los malos. En mis recuerdos se ha incrustado el nombre de la tal Doña Transito.
      Yo también me acuerdo perfectamente del día que me llevaron mis padres allí, cuando mis padres se fueron lo primero que hicieron es quitarme un cochecito que me compro mi madre. Me cortaron el pelo a cero y me untaron yodo en la cabeza. También me pusieron un babi (todavía tengo algunas fotos con este “uniforme”, las buscare y las pasare.) y me metieron en el grupo de “los Goteritos”. Recuerdo también las camas en fila y el patio con el banco de cemento donde nos hacían reposar, en un lado de este patio había una valla de bambú. El tocar el bambú estaba muy castigado.
      Muchos de los maltratos mencionados los puedo confirmar por experiencia propia.
      Me acuerdo que con el dinero depositado de mis padres se podía de vez en cuando, si no estábamos penalizados, comprar hilos y con un trocito cartón hacíamos cuadros.
      Alertados por los rumores que le llegaron a mis padres, vinieron de Madrid a visitarme y tuve la suerte que me sacaron de allí.

      Eliminar
  20. buenas
    por investigacion nos encantaria,poder recabar informacion,tenemos bastante aunque nos faltan testimonios,
    cuentame tu experiencia por privado e intentaremos ayudarte.
    un abrazo fuerte
    sirena.tara88@gmail.com
    674886224

    ResponderEliminar
  21. Llevo años queriendo contactar con "niñas" que compartieron conmigo y con mi hermana el verano de 1963 en el preventorio. Nos llamaban las brasileñas y , aunque yo ta sólo tenía 8 años, mi recuerdo ha permanecido en mí de tal manera, que podría contar un sinfín de sucesos que, como cada vez que lo he hecho, resultan escalofriantes para quien los escucha.
    Sería un relato largo para exponer aquí, y tal vez lo haga en otro momento, pero sí me gustaría es, que si alguna de las "niñas" que compartió con nosotras aquel verano, se pusiera en contacto conmigo.
    También me gustaría volver al lugar, y si pudiera encontrarme allí con con quienes compartimos tan duros momentos creo que sería una buena experiencia.
    Si alguien está interesado/a en ponerse en contacto conmigo, que contacte con sirena.tara@gmail.como pues a ella le dejaré mis datos.
    Un abrazo.
    Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola marisa,si me dejaste los datos nunca los recibi,reenviamelos me encantaria hablar contigo,un saludo

      Eliminar
    2. marisa si te pusiste en contacto no lo recibi,porfa puedes reenviarme de nuevo,estoy muy interesada,un saludo.

      Eliminar
    3. marisa nunca recibi tu informacion porfa reenviamela,estoy muy interesada.
      un saludo

      Eliminar
    4. HOLA ,YO ESTUVE EN EL 63 O 64 Y ESTABA BUSCANDO INFORMACIÓN SOBRE UNA ENFERMERA QUE SE LLAMABA SEÑORITA CANDELA , YO LA RECUERDO EN LOS CHICOS Y NO SE SI TAMBIEN ESTABA CON VOSOTRAS GRACIAS

      Eliminar
  22. Muy buenas mi nombre es Susana este fin de semana estube investigando en el preventorio de busot y me resultó curioso que en el aparato de comunicación spirit box nos salió dos nombres Luis que por lo visto era un trabajador de alli y otro que supuesta mente era médico Juan Francisco me gustaría que los que estuvieron allí ingrasados me lo pudieran confirmar un saludo y muchas gracias mi vía de contacto susanarb1981@hotmail.com

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. PODRIA ALGUIEN DECIRME COMO SE LLAMABA LA ENFERMERA MUERTA EN EL INCENDIO ? Y SI ALGUIEN ESCUCHO O VIO A UNA ENFERMERA LLAMADA CANDELA , GRACIAS

    ResponderEliminar
  25. Mi tío estuvo trabajando en el Preventorio desde 1963 hasta su cierre en 1967. Era el encargado de mantenimiento. Si alguien tiene información de esta época y si le conoció, me gustaría que se pusiera en contacto conmigo. gregal20@gmail.com

    ResponderEliminar
  26. Buenos dias, esoy realizando un proyecto final de carrera sobre el preventorio de Aigues. Si alguien tiene fotos ineditas, testimonios etc. y le gustaría compartirlas conmigo estaría muy agradecido. mi correo es victormht@hotmail.es gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estuve allí mi teléfono móvil es el 625934940 el fijo es 969232625. Le puedo contar cosas tremendas de aquel maldito sitio.

      Eliminar
  27. Días negros para la sanidad pública española.

    ResponderEliminar
  28. Gentuza las que cuidaban de los chicos.

    ResponderEliminar
  29. La peor de todas era Doña Tránsito, mujer muy cruel, pero las enfermeras tampoco se quedaban atrás.

    ResponderEliminar
  30. Yo estuve con mi hermano en el año 1958.tenia entonces 11 años y mí hermano 7.aquello nos marcó para toda la vida.Vejaciones y palizas eran a diario.Nos ponían apodos para reírse de nosotros, a mi me llamaban Jeremias porque según ellas siempre estaba llorando La más cruel era doña Tránsito una especie de mari macho de palos diarios a los pequeños .El resto de las enfermeras también dejaban mucho que desear . A mi hermano le cortaron el pelo a rayas para mofarse y ridiculizado ante los demás niños

    ResponderEliminar
  31. Hola a todos. Yo también estuve en el Preventorio desde mayo hasta septiembtre de 1964, tenía 7 años y ciertamente tengo algún recuerdo desagradable del trato, pero lo que más me ha quedado es el gran soledad de tuve en aquellos meses... Hubo una enfermera, o personal del lugar, que se interesó por mí (tenía alergia y me afectaba a los ojos muy enrojecidos, entonces esas enfermedades no se trataban, ni se sabía qué eran) y de forma particular me llevo a Alicante a que me viera un especialista. Tengo más capacidad de recordar lo bueno que lo malo, pero también tengo algunos recuerdos vejatorios y desagradables. Mi nombre es Isabel y mi email ipintado@yahoo.es, por si queréis que abundemos o nos reunamos en algún momento para completar esta experiencia vivida en la infancia.

    ResponderEliminar
  32. Yo estuve allí unos meses, llegue con 8 años en la primavera de 1966 junto con mi hermana tres años menor supongo que por prevenir enfermedades y por acompañarla a ella que tenía problemas de asma. Los recuerdos no son buenos, la autoridad allí ejercida y la falta de libertad de movimientos me hicieron sufrir. Aparte de la lógica desazón de la primera noche solo que pasé fantaseando escapadas desde mi cama, tengo como recuerdos malos la disciplina en las clases, el no dejarte utilizar los servicios cuando los necesitabas, un día con diarrea me lo impidieron y creí morir, las duchas con agua fría aunque fuese verano alicantino, la censura en las cartas que me cohibía expresar mis vivencias y necesidades a mis padres, y sobre todo, aquellos largos reposos de dos horas tras las comidas en los que nos sentaban en un banco corrido de cemento con la espalda contra la pared y los brazos cruzados viendo el mar muy a lo lejos sin poder moverte lo más mínimo, eso para cualquiera y sobre todo para la inquietud propia de los niños era insoportable obteniendo resultado contrario al pretendido con el reposo. A mi hermana apenas me dejaban verla, dos o tres veces en todo el verano, y por cierto, tuve la suerte de no tener en mi sección a la señora Sor Tránsito pero mi hermana si, que contaba malas experiencias con ella y la tuvo pánico. Entiendo que en los años sesenta aun perduraban las “bondades” del “espíritu nacional” y que por la época aun las “disfrutábamos” en parte de su rigor inicial, lástima que algunos nostálgicos hoy en alza sigan empeñados en su recuperación a estas alturas al no haberse cerrado aquella etapa de la historia debidamente.

    ResponderEliminar
  33. Aparte de leer nuestras cartas antes de darnos la correspondencia ,así se aseguraban de que nadie denunciará los malos tratos. También aprendimos a hablar por gestos,pues estaba prohibido hablar en el reposo

    También intervenían el poco dinero que nos daban nuestros padres y con eso nos vendían hilos y cartulinas para hacer cuadros.Todo se quedaba en el preventorio.

    ResponderEliminar
  34. Me he acohonado sobremanera leyendo las historias de Sor Tránsito, y propongo dedicarle una película, cuyo guión podíamos escribir entre todos, en cuanto me sobreponga un poco de este tembleque que me ha entrado.

    ResponderEliminar
  35. Era lo más parecido a las SS.alemanas.Qué Dios la tenga en los infiernos.saludos a todos los que estuvisteis allí. Y gracias por desenmascarar a éstos indeseables personajes

    ResponderEliminar
  36. Doña Tránsito (manda cojones el nombrecito) nos hizo responsables de a muerte de el Papa Pio XII por nuestro mal comportamiento. Hasta ese punto erá cruel.Ahora nos hacía rezar todos los días el Rosario en latín.Con eso se ganaba el cielo. Adiós Tránsito, nos veremos en el infierno.

    ResponderEliminar
  37. Yo estuve con mi hermana, allí mientras estuvimos fuimos tratados con cariño. Las monjas, como todo en la vida, las habría buenas y malas, yo y mi hermana no tememos nada más que buenos recuerdos. La comida era excelente, las normas eran duras pero dentro del respeto, lo cual a mi me sirvió para mi educación, lo cual agradezco. Hablo de lo que viví, ni fantasmas ni niños muertos, allí no había nada de eso.

    ResponderEliminar
  38. Hola tengo unos documentos del preventorio Nacional del año:
    - 1948 a nombre de Julio Ataneo García de 3 años ,domicilio La Coruña.
    - 1955 Maria Teresa Toribio Casas
    - Luis Miguel Aboldada Olmo .Alta 16/6/56
    - Juana de Blas Rodriguez.Alta 28/8/53 o 56
    - Jose Alcaras
    - Ana Gloria Oviedo Oca .Alta 2/11/54
    -Alvaro Peña Espadas.Alta 3/8/55
    - Juana de Blas Rodriguez .Alra 28/8/53 o quizás 56
    - Jose Alcaraz ¿Resales?.Alta 5/8/55
    - Carlos Pérez de ¿lolo?.Alta 16/9/55
    - José Pozo García .Alta 19/11/56
    - Germinio Gil Rondena.Alta 5/4/51
    - Alicia Buedo Anea.Alta 11/10/53
    - Jesús Rodriguez Gallo.Alta 19/1/56
    - Encarnación compañ Villalba .Alta 10/7/54
    - Maria Angeles Toribio .Alta 15/4/53

    ResponderEliminar
  39. Hola tengo unos documentos del preventorio Nacional del año:
    - 1948 a nombre de Julio Ataneo García de 3 años ,domicilio La Coruña.
    - 1955 Maria Teresa Toribio Casas
    - Luis Miguel Aboldada Olmo .Alta 16/6/56
    - Juana de Blas Rodriguez.Alta 28/8/53 o 56
    - Jose Alcaras
    - Ana Gloria Oviedo Oca .Alta 2/11/54
    -Alvaro Peña Espadas.Alta 3/8/55
    - Juana de Blas Rodriguez .Alra 28/8/53 o quizás 56
    - Jose Alcaraz ¿Resales?.Alta 5/8/55
    - Carlos Pérez de ¿lolo?.Alta 16/9/55
    - José Pozo García .Alta 19/11/56
    - Germinio Gil Rondena.Alta 5/4/51
    - Alicia Buedo Anea.Alta 11/10/53
    - Jesús Rodriguez Gallo.Alta 19/1/56
    - Encarnación compañ Villalba .Alta 10/7/54
    - Maria Angeles Toribio .Alta 15/4/53

    ResponderEliminar
  40. 20 Septiembre 1935 Gaceta de Mádrid.—-Núm. 263

    I l mo. Sr.: En ejecución de la vigente ley de Presupuestos,
    Este Ministerio ha tenido a bien
    confirmar a doña Angela Sánchez Gómez y doña Tránsito Adela Gómez Miñambres, en su cargos de Maestras encargadas del ropero y despensa de
    los Preventorios de San Rafael y San
    Martín de Trevejo, respectivamente,
    con el haber anual de 3.000 pesetas
    cada una, que percibirán con cargo al
    capítulo 1.°, artículo 1.°, agrupación 17*
    conceptos 16 y 17, Sección 9.'a del Presupuesto vigente, y con la efectividad
    de 1.° de Julio último.
    Lo digo a V. I. para su conocim iento y efectos. Madrid, 14 de Septiembre de 1935.

    ResponderEliminar
  41. La tal Tránsito era la maestra, no era monja. Y si que es cierto que cuando los niños se opinaban en la cama al día siguiente tenían que exponerse por el comedor con la Sabana mojada, para que todos los demás lo vieran. Bastante humillante.

    ResponderEliminar
  42. La mejor sanidad del mundo. Ja ja ja.

    ResponderEliminar
  43. Guardo un ingrato recuerdo de mi estancia allí en los 6 meses que estuve en el año 1958, sobre todo con Doña Transito

    ResponderEliminar
  44. ahora que estoy jubilado y me he dedicado toda la vida a la educación, compruebo lo importante que es la educación y los buenos tratos en los primeros años de la vida de las personas......

    ResponderEliminar
  45. Yo estuve allí ocho meses de 1959-1960. Lo recuerdo bastante bien: cuando llegué me cortaron el pelo y me bañaron, luego me dieron de cenar y me llevaron a una habitación con seis u ocho camas. Lloré toda la noche, aunque algunos chicos me intentaron consolar. Al día siguiente, uno de ellos, Galán de apellido, buscó a un chico que era de mi barrio en Madrid, Ángel Abad, y aquello ya fue más llevadero.

    Malos tratos, para nada; si había monjas mejores y perores, claro, más rígidas y más flexibles, naturalmente, como en cualquier profesión. Recuerdo a Sor Pilar, una monja que me cogió cariño pero que terminó yéndose a Sudamérica a una leprosería. También recuerdo a sor Rosario, la maestra, bastante rígida pero nada cruel (murió durante mi estancia allí y nos lo dijeron cuando preguntamos que por qué no la veíamos). De hecho, ella fue la que me inculcó el habito de leer al sugerirme que, en lugar de los tebeos que de vez en cuando me mandaban mis padres, me mandasen libros, recomendándome, eso sí, los de Editorial Excelicer (religiosa). Me dieron un bofetón intempestivo (Sor Teresa), por creer que me estaba riendo de ella, cuando no fui yo, sino el que estaba detrás de mi, y esa fue toda la violencia que sufrí. Es cierto que vi dar una paliza a un chco (Papís, creo que se apellidaba), y tuvimos que separarla otros chicos mientras llegaba otra monja, pero fue porque la monja se puso histérica porque el niño, incontrolable a su vez, estaba insultando a otro con palabras mayores (hijo de p... y otras lindezas similares) y ella era incapaz de hacerle entrar en razón. Naturalmente no la disculpo, pero un arrebato no es un hábito.

    Al parecer yo leía bien, por eso me tocó dar un discurso de biemvenida y agradecimiento a una delegación de Radio Alicante que fue a vernos y llevarnos juguetes por los Reyes Magos de 1959; y también fui el que comenzó a traducir la misa (supongo que se seguiría haciendo cuando me fuí), entonces en latín: me dieron un librito con el texto en español, pero como yo no sabía latín (ni conocía mucho la liturgia, en mi casa no éramos de ir a misa), una monja se ponía a mi lado y me daba un codazo cuando me tocaba leer un párrafo en voz alta para que todos me escuchasen. ¡Menuda misa seguiamos la monja y yo! Más pendientes de nuestra labor que del oficiante.

    Es verdad que se censuraba la correspondencia, pero en mi casa habiamos ideado un truco para que yo avisara si no podía resistir mi estancia allí: escribir la fecha de la carta moniendo el mes antes del día. No tuve necesidad de emplearlo. También es cierto que los paquetes con chucherías, como galletas, bombones o caramelos (incluso otro tipo de comestibles) que a veces nos mandaban desde nuestras casas, no nos dejaban tenerlos y además se repartían, pero el dinero lo usabamos para comprar cosas, principalmente hilos de colores y cartones con los que hacíamos marcos y cajas, manualidad que allí nos enseñaban. Se comía muy bien, excepto porque no se usaba la sal ni en los huevos fritos.

    ResponderEliminar


  46. Cuando, ya de alta, mi madre fue a buscarme, me tocó (¡fuí monaguillo!) acompañar al cura a suministrar los santos óleos a un niño que murió allí por una enfermedad que no recuerdo; este hecho obligó a retrasar una función de teatro que íbamos a representar y yo, que actuaba en ella, con el acuerdo de mi madre, retrasé mi salida un par de días. Os aseguro que, si lo hubiese estado pasando mal, no lo habría hecho.

    Es cierto que hacían ponerse las sábanas orinadas (como si fuese un manto) a los que tenían incontinencia nocturna, y pararse en medio del pasillo que separaba a los niños de las niñas en el comedor. Y era algo que, creo recordar, hacía Doña Tránsito, y era fea y brusca, sí, pero yo no puedo decir si era cruel pues estaba con las niñas. Solo recuerdo una anécdota: no sé qué le tuve que decir o pedir y me confundí, en lugar de Tránsito la llamé tráfico; me lo recriminó ásperamente, pero no hubo más. Pero los de la “gota” (los más pequeños, 4 o 5 años), no sufrían esa humillación, además, durante la noche, una monja y algunos chicos mayores (castigados por algo), los levantaban y llevaban al baño; creo recordar que a la una o dos de ma madrugada.

    Bueno, no sigo, pero espero que estas letras ayuden a aclarar y comprender aquel lugar y aquel tiempo.

    ResponderEliminar
  47. Hola Emilio Alvarez, me llamo Jesús Merino y estuve internado en el preventorio desde octubre del 55 hasta abril del 56, con 7 años, hasta ahora es lo más sensato que he leído. Coincido en todo lo que has expuesto y lo recuerdo perfectamente. Recuerdo algunos apellidos de compañeros: dos hermanos Garrote, otro Cantero y uno de apellido Fabre que le ponían casi siempre la medalla al buen comportamiento, otro de apellido Segovia que tenía más trato y jugábamos a las tabas en el banco corrido de cemento que había en el patio al salir de la escuela. A mi no me castigaron nunca ni me pusieron la medalla, pasé desapercibido. También recuerdo lo de las manualidades pues le hice un cuadro a mi madre para el día de su santo, 8 de diciembre. Estuve en la "gota" 1 mes luego pasé al comedor. Recuerdo los paseos por la fuente de "la Cogolla" en esa zona se respiraba un aire puro que todavía siento cuando paseo por algún pinar. Mi número de interno era el 198.

    ResponderEliminar